player
trip advisor
twitter
facebook
Junio 2010. Nace en Guadalajara un nuevo restaurante. Su nombre: Sagrantino.

Desde hace tiempo la oferta de restaurantes italianos ha sido muy amplia. Los Pernazza Camarena, copropietarios de El Italiano, fueron pioneros en proponer un concepto ortodoxo de recetas italianas iniciando ya en aquel 1987 con pizzas cocinadas en horno de leña, pastas “al dente”, ingredientes originales, especias típicas de la cocina italiana, como albahaca, romero, salvia, arugula, cultivadas en un principio por ellos mismos y hoy ya del alcance de todos. Con El Italiano se afirmaron a lo largo de sus 23 años, como líderes de la gastronomía italiana en Guadalajara.

Pasa el tiempo y los hijos crecen. Es necesario abrir horizontes y la oportunidad llega cuando a poca distancia de El Italiano, hay disponible un terreno en esquina, con excelente ubicación, frente a un parque, suficientemente grande, que de inmediato cautiva la atención de la familia. Pero, ¿qué tipo de comida proponer?

Las ideas fluyen y al poco tiempo se concretizan en un nuevo concepto. Hay que proponer algo nuevo para seguir a la vanguardia, quizás pensar en una evolución de la cocina italiana, ser de nuevo innovadores. Abrir nuevos caminos se nos hace estimulante.

Si bien es cierto que en el nuevo restaurante los hijos jugarán un papel protagónico, no hay que olvidar las tradiciones. Una comida donde se conserven procesos tradicionales de la cocina italiana, aunada a propuestas innovadoras. Tradición y modernidad. Un binomio que caracterizará todo nuestro concepto.

Para empezar, lo arquitectónico: un viejo muro en ruinas, como un austero testimonio del tiempo pasado, rodeado de una estructura moderna, de líneas sencillas, donde abundan cristales, acero, cemento. Un eclecticismo que será nuestro denominador común. Grandes ventanales de doble altura para disfrutar desde cada rincón, la vista del parque. Muchos detalles en madera que aportan calidez. Muebles, algunos modernos y otros rústicos. Un asador tradicional a las brasas y una cocina impecable de acero con un equipo moderno y funcional.

El nombre: Sagrantino.
El Sagrantino es un vino elaborado con la homónima uva típica de la región de Umbría, de donde procede la familia Pernazza. Hoy por hoy uno de los grandes vinos italianos, que ostenta su denominación D.O.C.G.

El análisis etimológico confirma esta doble faceta de antigüedad y modernidad, con su raíz “Sagra”, de sagrado, ya que fue un vino utilizado desde tiempos remotos como vino de consagrar y que según los historiadores llegó a Umbría de Medio Oriente, traído por los franciscanos que peregrinaban a Tierra Santa durante las Cruzadas. Su terminación “ino” de vino, que como vino seco de mesa, fue elaborado apenas hace algunos años: su primera añada fue puesta a la venta en el año 1978. Además fonográficamente no representa alguna dificultad para el hispanohablante: se lee, pronuncia y escribe igual.

La elección del nombre fue otra votación unánime.

Misión
Crear un nuevo concepto gastronómico que represente una evolución de la tradición culinaria italiana en fusión con la comida mexicana, tratando de sobresalir e innovar lo que se ha hecho hasta el momento. Proponer platillos donde el uso de técnicas e ingredientes tradicionales se alternan a técnicas novedosas gracias al uso de equipo moderno y a la combinación de ingredientes exóticos y novedosos, para brindarle así un toque personal a cada platillo en particular.

Visión
Ser reconocidos como un restaurante de vanguardia, donde la propuesta gastronómica refleje la nueva manera de concebir la cocina tradicional italiana y mexicana, en complemento de las tendencias modernas de la cocina global. Demostrar que el uso de técnicas e ingredientes tradicionales encuentran su natural evolución en la combinación de técnicas e ingredientes modernos y exóticos.